No tomo Vino por que no le sé a lo del vino…

Con frecuencia escucho a personas que dicen que no toman vino debido a que “no le saben”

¿Hay algo que saber acaso? ¡Claro! Hay toneladas de información de una infinidad de temas en el Vino. ¿Hay que saberlos todos? Desde luego que no, pero es probable que conforme te guste el vino quieras saber un poco más constantemente.

Entonces ¿qué es lo realmente importante por saber para poder tomar vino? No son muchas cosas y la gran mayoría (por no decir todas) ya las sabes perfectamente, lo haces con otro tipo de bebidas o comida, así que no te sonarán en absoluto extrañas o imposibles. Lo absolutamente importante ya lo sabes, que es oler y tomar, el resto son detalles y tecnicismos.

Vayamos en un orden cronológico “normal” de cosas que debes saber al momento de tomar vino, preguntas que debes hacerte antes de tomar cualquier vino

¿Es la Temperatura la correcta?

Como en cualquier bebida, hay una temperatura ideal para los vinos, si el vino está muy frío o muy caliente no sabrá como debe o podrá saber desagradable. ¿Qué hacer? Tener muy en cuenta las siguientes temperaturas: Vino Blanco 10-13 ºC y los Tintos 16-20 ºC Usa tu mano para tratar de saber si la botella podría estar un poco más fría o más caliente. La lógica es la misma que con la cerveza, la tomas a una temperatura te agrada y te aseguras de tenerlas a esa temperatura.

¿En qué lo tomas?

Idealmente el vino se expresa mejor en una copa, y es todo un debate en cual es mejor. Pero el tamaño o material de la copa es totalmente irrelevante si la copa está sucia. La limpieza de donde vas a consumir tu vino es lo más importante, si no tienes una copa, usa lo que puedas, solo asegúrate que esté limpio y que no tenga ningún aroma. Es preferible un vaso de plástico nuevo a una copa de cristal sucia.

Ya estás listo con tu copa y con tu vino como deben de ser ¿y ahora?

Ahora vas a hacer lo mismo que haces con cualquier comida que te gusta mucho.

Primero, lo observas y te das cuenta de su color, limpieza y densidad. (cada característica te dice algo, pero eso es más importante después) Si lo que ves no te agrada, no sigas, cambia de vino y vuelve a empezar.

Después lo hueles, de preferencia con cierta profundidad para que con calma disfrutes su aroma. Si en este punto No te gusta lo que estás oliendo, no lo tomes, cambia de vino y regresa al paso uno.

Paso 3, lo pruebas, de preferencia en tragos pequeños, el vino sabe mejor cuando lo tomas poco a poco. Si lo que pruebas se te hace desagradable, no sigas, cambia de vino y vuelve al paso uno. Por otro lado, si lo que pruebas no te convence, puede ser que aireando un poco el vino con una combinación de agitar un poco la copa y dejar pasar un poco de tiempo cambie su perfil el vino y te sea más agradable, si después de eso, no te gusta lo que pruebas, cambia de vino y regresa al paso 1.

Después de probar el vino hay muchos temas acerca de los aromas, sensaciones y maridajes, pero se encuentran muy adentro del ámbito de lo subjetivo y del gusto personal, por lo qué en ese terreno simplemente manda lo que tú particular gusto dicta.

El vino como bien dijo René Rentería “es Goce y no Pose” se trata de que te guste a ti, que lo compartas y disfrutes.

Temas de Vino hay muchísimos y estaremos platicando de los más relevantes e interesantes, pero sí se te hace muy complejo o no te interesa tanto saber mucho de todo lo puede rodear a un vino, no te preocupes, puedes seguir disfrutando el vino sin necesidad de tener una maestría o doctorado en Vinos, todo lo que necesitas saber es que te gusta a ti y tomarlo como te gusta, con quien te guste y con lo que a ti más te guste.

Salud!

Daniel Sada

#TomaVinoMexicano